El Grupo Arturiano, canalizado por Marilyn Raffaele 18-12-22

0
4
el grupo arcturiano

El Grupo Arturiano, canalizado por Marilyn Raffaele,

18 de Diciembre, 2022 en http://www.onenessofall.com/newest.html

En este momento de celebración para algunos, junto al caos y la tristeza para otros, os damos la bienvenida a nuestro mensaje que hoy se basa en lo estacional.

Nunca dudéis de que todo está procediendo de acuerdo con el plan, aunque las apariencias externas digan lo contrario. Una gran cantidad de actividad está teniendo lugar en niveles de los que aún no sois conscientes o no podéis ver, porque las ideas se manifiestan primero en el reino invisible convirtiéndose en material, y tomando forma si se permite o como se le permita manifestarse en energía más densa.

Muchos os estáis dando cuenta de que estas fiestas simplemente no resuenan con vosotros como antes. Las películas, los programas de televisión, los libros y las tradiciones familiares siguen promoviendo versiones idealizadas de la Navidad y de la Hanukkah que intentan emular, con la creencia de que de alguna manera estaríais fallando si vuestras celebraciones personales no coincidieran con ellas.

No creáis que hay algo malo en vosotros si ya no experimentáis el mismo entusiasmo y alegría navideños que en el pasado. La conciencia personal y colectiva ha evolucionado y ya no está alineada con muchos aspectos de lo que hasta ahora han constituido las creencias y tradiciones de la Navidad y también de la Hanukkah. Tradiciones que comenzaron poco después de la época de Jeshua a través de las actividades y enseñanzas de sus seguidores y de las religiones organizadas.

Hoy en día, a través de un intenso bombo mediático, la entrega de regalos, que pretendía mostrar amor y emular a los Reyes Magos de la historia de la Navidad, se promueve intensamente con el fin de vender bienes materiales. Muchos añoran las Navidades del pasado, en las que parecía haber más paz, felicidad, alegría y sencillez, pero estos recuerdos son ilusorios y nacen del deseo innato de paz y plenitud de cada persona.

Ha llegado el momento de soltar el pasado con todos sus aparentes «tiempos mejores», y de daros cuenta de que, como estáis en proceso de pasar a un estado superior de conciencia, estáis empezando a alinearos con el sentido más verdadero de todo aquello con lo que estáis familiarizados en el mundo material, incluida la Navidad. Graduarse (evolucionar espiritualmente) nunca es la pérdida de nada real, sino más bien su renacimiento en una forma nueva, más elevada y mejor.

Como hemos comentado en mensajes anteriores, la historia de la Navidad es en realidad la historia de cada persona y no sólo la de un hombre. Es la historia de la evolución espiritual. En algún momento cada alma llega a un lugar de aridez física, emocional, mental e incluso espiritual, un lugar donde las ideas y soluciones de la tercera dimensión simplemente ya no funcionan, permitiendo a la persona rendirse y dejar ir lo que la ha mantenido esclavizada al sistema de creencias de la tercera dimensión. En una conciencia ahora vacía (el establo) y ya no llena de falsa información nace un nuevo y más elevado estado de conciencia.

Hay algunos que intentan aplastar e incluso matar este nuevo estado de conciencia en nombre de la rectitud, porque el pensamiento no tradicional causa miedo y amenaza su sistema de creencias. Sin embargo, también hay quienes son capaces de reconocer este estado superior de conciencia y honrarlo con respeto y con regalos. La conciencia recién nacida es frágil y debe permanecer oculta y nutrida hasta que crezca fuerte y sea capaz de soportar las presiones externas del mundo no despierto. Esta es la Navidad que todos experimentarán y que muchos de vosotros ya habéis experimentado.

No permitáis que las creencias de la sociedad, de la familia o de los amigos os obliguen u os hagan sentir culpables, simplemente porque es la tradición, por no continuar con prácticas que habéis superado. Las fiestas se han convertido en una época de confusión y temor para muchos porque se les hace sentir culpables por sus creencias cambiantes. El mundo está evolucionando hacia un nuevo y más elevado estado de conciencia, uno en el que ya no habrá alineación con muchas creencias todavía comúnmente aceptadas.

Esto a menudo resulta en discordia dentro de las familias y en los grupos donde se espera que todos participen en actividades consideradas como la «manera correcta» de celebrar la Navidad o la Hanukkah. No os resistáis, participad si queréis o si eso mantiene la paz, pero no os dejéis intimidar para participar en actividades de las que simplemente ya no queréis formar parte. Evolucionar a menudo implica caminar por una delgada línea, especialmente en familias y en grupos encerrados en la tradición y que aún no están preparados para el cambio. Confiad en vuestra intuición y sabed que el cielo no se caerá ni retrocederéis espiritualmente si participáis en alguna tradición que ya no disfrutáis.

 

Las ideas sobre el amor y sus expresiones constituyen una gran parte de las fiestas navideñas. Muchas de ellas giran en torno a la creencia de que los regalos materiales son la única forma real de demostrar amor, cuantos más y más grandes sean los regalos, más amor. Las empresas promueven este concepto para vender sus productos. Las películas, los programas de televisión y los eventos locales parecen promover el concepto de los regalos materiales, dejando a menudo a quienes no aceptan este concepto, o a quienes son económicamente incapaces de hacerlo, con un sentimiento de fracaso o culpabilidad.

 

Manteneos alerta, centrados y como observadores mientras presenciáis los numerosos conceptos sutiles y omnipresentes del amor que se le presentan al mundo durante las fiestas navideñas. Preguntaos: «¿Representan estas ideas realmente el amor?». Nunca olvidéis que el amor en su sentido más verdadero es la energía de la Conciencia Divina que fluye entre todas las expresiones individualizadas del UNO. La Unidad se manifiesta automáticamente como amabilidad, comprensión, paciencia, compartir, aceptación y gentileza, que en el nivel material puede y a menudo toma forma como dar regalos.

Como en todas las cosas, dejad que sea vuestra intuición, y no los medios de comunicación, la que guíe vuestros regalos y celebraciones. Regalad con el corazón, con el pensamiento y con amor, y no por la culpa o por tradiciones pasadas. Celebradlo de la manera que más os guste, respetando al mismo tiempo las creencias de los que os rodean. El mundo en este momento es como un niño que crece a una nueva etapa de la vida en la que todo es diferente, lo que le deja confuso y a menudo asustado y, como niño, necesitado de apoyo y de amor.

No hay una forma correcta o incorrecta de hacer nada, porque eso representa la dualidad. Simplemente haced lo que resuene con vosotros desde un nivel de amor y unidad, que ocasionalmente puede significar jugar el juego material para honrar a los que sólo son capaces de entender el amor en ese nivel. Dejad que vuestro regalo en cada celebración sea la Luz silenciosa y secreta de vuestro estado evolucionado de consciencia.

Os deseo a todos una verdadera Navidad.

Somos el Grupo Arturiano. 18/12/22

 

Traducción: PEC