Mike Quinsey 8 de Septiembre, 2023

0
99
Mike Quinsey

Mike Quinsey. 8 de Septiembre, 2023

En este momento están sucediendo tantas cosas que se os puede perdonar por estar confusos, ya que no parece haber un resultado definitivo, de hecho, las cosas parecen estar empeorando. Los cambios no cesan y no todos son necesariamente de vuestro agrado. Pero a largo plazo se verá que todos sirven a un propósito y colectivamente abrirán el camino a una nueva era. Una que superará rápidamente cualquier cosa del pasado y os facilitará avances con los que ahora sólo podéis soñar.

Inmediatamente surge la pregunta de qué puede esperar la Humanidad, y la respuesta es prácticamente cualquier cosa que se le ocurra que eleve su nivel de vida. La energía libre resolvería muchos de los problemas actuales, eliminando la carga de unos costes que a veces son imposibles de asumir. También podría elevar por completo la calidad de vida, eliminando la pobreza que sufren actualmente tantas personas. La pobreza es endémica en los países más pobres, en los que apenas hay alivio de ella. La desigualdad existente parece preocupar poco, aunque los ricos y poderosos la tienen delante de sus narices.

Está claro que son necesarios grandes ajustes para que los más pobres tengan un mejor nivel de vida y de atención. Llegará, porque tiene que llegar a medida que las vibraciones más elevadas comiencen a elevar a la gente para una mejor calidad de vida. Los que no puedan elevarse con ello tienen un camino separado que seguir que continuará permitiendo su evolución. Ningún alma será excluida y todos se encontrarán finalmente en el lugar exacto donde deberían estar. El punto de todo esto es que todos vosotros estáis destinados a evolucionar, por lo que necesitáis estar en un nivel que os permita continuar con vuestro crecimiento.

Ayudar a otros a evolucionar es algo natural y a menudo lo hacen los que ya han ascendido, ya que comprenden que «Todo es Uno» unido por hilos invisibles. Ayudar a los demás es una causa noble que les ayuda a servir a los demás como ya lo han hecho. Es algo habitual a medida que se atraviesan los reinos superiores. Un día, pronto, muchos de vosotros ascenderéis y os lo habréis ganado como todos lo harán, porque no hay atajo ni puerta trasera para ello.

Una vez que os deis cuenta de cómo funcionan realmente las cosas, el camino que tenéis que recorrer se volverá mucho más claro. Además, cuando miréis atrás, os daréis cuenta de cómo se presta ayuda a lo largo del camino de la vida. Siempre podréis obtener ayuda cuando la necesitéis, pero debéis dejar que los implicados os muestren la dirección a seguir, ya que ellos comprenderán cuál es el camino que habéis elegido y os ayudarán a aseguraros de que lo seguís. A medida que la verdad empiece a calar en vosotros, comprenderéis mucho más sobre el lado espiritual de la vida y os daréis cuenta de lo importante que es para vuestro progreso. Cualquier experiencia que tengáis de importancia está preestablecida para daros la oportunidad de evolucionar por un camino que os permita las experiencias que necesitáis. Puede que no siempre sea así, pero todas las experiencias que son de valor para vosotros están cuidadosamente pensadas para ofreceros los máximos beneficios. No todas son necesariamente situaciones bienvenidas dependiendo de las lecciones que necesitéis, así que tomároslas todas con calma y responded lo mejor que podáis. Tomároslas en serio, ya que son para vuestro beneficio y no es necesario que volváis a experimentarlas si así lo hacéis.

Si respondéis a lo que se os pide de forma positiva, no podéis pediros más. Sabréis cuando estáis en el camino correcto cuando la vida se vuelva más fácil y sigáis la corriente con bastante facilidad. Cuando otras almas estén involucradas en vuestra vida, también se les dará la oportunidad de evolucionar en la que vosotros tomaréis parte. Es demasiado complicado explicar estos asuntos en detalle, pero tened por seguro que vuestros Guías están presentes con un ojo vigilante y no anularán vuestro libre albedrío.

Cuando a veces hacéis cosas que parecen fuera de lugar, lo más probable es que vuestros Guías hayan influido en vosotros para que lo hagáis, pues tienen tales poderes que les permiten «ayudaros» a experimentar según vuestras necesidades. Tened la seguridad de que tenéis vuestros momentos privados en los que ellos no se entrometen. Todo el montaje está tan imbricado que a veces es difícil explicarlo, pero los asuntos importantes que os incluyen normalmente os serán aclarados. Un pensamiento repentino os viene a la cabeza y es un mensaje recibido.

Obviamente, muchos de vosotros conversáis con vuestros Guías cuando salís del cuerpo por la noche, pero pocos tenéis un recuerdo despierto de ellos. A medida que pase el tiempo, lo más probable es que sintáis su presencia a veces durante vuestras horas de vigilia, cuando se acercan a vosotros. Algunos de vosotros que sois más sensibles sabéis cuando están a vuestro alrededor, y eso es sin duda una sensación reconfortante. Os mantienen fuera de peligro si os asaltan de alguna manera, y no hay límite a sus poderes para protegeros si estáis en peligro. Sin embargo, como ya debéis saber, algunas experiencias son desagradables y son necesarias si han sido consecuencia del karma.

En términos generales sois del grupo que está preparado para ascender, pero hasta que lo hagáis aún os mezclaréis con todo tipo de almas de baja vibración que pueden ser muy retadoras, por no decir otra cosa. Algunos os incitarán a discutir cuando sepan que estáis en el camino espiritual, así que debéis estar preparados para tal encuentro y no bajar la guardia. Si las cosas se os van de las manos, simplemente alejaos y dejadlos, ya que no es una respuesta cobarde, sino sensata, que puede evitar una confrontación desagradable. Se necesita fuerza de carácter para hacerlo y os sentiréis mucho mejor por ello.

Os dejo con amor y con bendiciones, y que la Luz ilumine vuestros días y vuestro camino hasta su culminación. Este mensaje viene a través de mi Ser Superior, mi Yo Dios, y toda alma tiene la misma conexión con Dios.

 

En Amor y en Luz.

 

Mike Quinsey.

 

Traducción: PEC