Mensaje de Matthew Por Suzanne Ward 1 -12-2022

0
3
Suzanne Ward

Mensaje de Matthew

Por Suzanne Ward

1 de diciembre de 2022

Con amorosos saludos de todas las almas en esta estación, este es Matthew. Es nuestro privilegio y honor dar la bienvenida a Dios.

DIOS: ¡Gracias, Matthew, y hola, mis amados hijos! Sus celebraciones religiosas tradicionales, festividades, música gloriosa, decoraciones brillantes, árboles iluminados, regalos y el compartir con los necesitados de mi rebaño han elevado las vibraciones a nuevas y grandiosas alturas. Cuando escuches o cantes “Alegría al Mundo” y “Paz en la Tierra, Buena Voluntad a los Hombres”, permitan que esas palabras resuenen en sus coraones. Permitan que los momentos conmovedores de esta temporada con familiares y amigos mantenga su ánimo en alto al comenzar un Nuevo Año.

     Cuando les hablé a principios de este año, les dije que cambiaría las reglas del juego y, de hecho, así fue: ¡la larga era del control oscuro se ha roto! Los ciudadanos que protestan por las políticas de sus gobiernos, los trastornos en las economías nacionales, la misión crítica de Rusia en Ucrania y todo lo que sucede fuera de la vista del público viene en orden divino para liberar a la Tierra de toda oscuridad.

     Aunque este es uno de los desarrollos más significativos en todo nuestro universo, no significa que las cosas serán felices en un abrir y cerrar de ojos. Habrá confusión y tumulto en los que pueden pensar positivamente, como limpiar los escombros que dejó un huracán para que las cosas vuelvan a estar en orden. A lo largo de todo este tiempo, con audacia y sin miedo, han resistido momentos difíciles, queridos míos, y ahora tienen la ayuda de las vibraciones que su luz ha ayudado a impulsar a nuevas alturas. Mientras observo a mi familia terrestre desde un punto del continuo, veo una vanguardia de portadores de antorchas triunfantes que encabezan una multitud de personas cuyos ojos brillan de emoción y felicidad.

A Gaia y a mí nos encantaría que todos agradecieran las próximas revelaciones con ese espíritu, pero sabemos que algunos que están firmemente arraigados en principios científicos, dogmas religiosos o estándares institucionales pueden no hacerlo. Y está bien, por ejemplo, si no pueden creer que partes de los libros sagrados fueron escritos por individuos egoístas para poder controlar a todos los demás. Está bien si no pueden creer que lo que se ha enseñado sobre ciencia e historia es mayormente incorrecto o que la  “teoría de la conspiración” es como se llama a la información veraz cuando sale a la luz. Y si no pueden creer que los gobiernos mintieron acerca de que las vacunas protegen su salud y mantienen en secreto su contacto con mis hijos en otras civilizaciones, está bien también.

     Si la familia y los amigos se encuentran entre esas personas, escúchenlos con amorosa atención, pero no intenten hacerlos cambiar de opinión; esa no es su responsabilidad ni su derecho. Todas las almas de nuestro universo tienen derecho a aprender a un ritmo que les resulte cómodo, y tienen toda la eternidad para hacerlo.

     Algunos de ustedes no saben quién soy realmente y qué hago, así que les voy a contar, pero primero les diré quién no soy. No soy el ser supremo del cosmos, la Fuente, la Totalidad, el YO SOY la Unidad de Todo. Ese es el Creador. Soy un alma co-creada por los arcángeles a quienes el Creador les dio el regalo del libre albedrío y su socio, la manifestación- esto es usar la energía del Creador para poner en forma o en movimiento las propias ideas. Los arcángeles hicieron dioses- yo soy uno- y diosas, y nos dieron a cada uno/a de nosotros/as la opción de tomar una forma tangible o permanecer en energía pura. Elegí este último.

    El Creador me eligió para ser el ser supremo de este universo- es decir, para diseñar y co-crear todo aquí, luego, como supervisor de operaciones, mantener todo funcionando bien- y seleccionó a otros dioses o diosas para cumplir el mismo papel en los otros. seis universos. En nuestros respectivos dominios, cada uno de nosotros tiene proporcionalmente el poder del Creador.

Sin embargo, El – como pronombre para Creador, denota la más alta reverencia y respeto- agregó esta regla. Nunca podemos interferir con las elecciones de libre albedrío de cualquier alma en nuestros universos. Independientemente de cuán atroces para los demás o peligrosas para uno mismo puedan ser esas acciones elegidas y cuán mucho queramos intervenir, no podemos. Es por eso que en nuestro universo la Tierra se hizo tan conocida como una escuela espléndida con un carrusel kármico perpetuo. Gaia está muy cansada de brindar ese servicio y está encantada de que no será para nada agobiante cuando llegue a su destino de ascensión en lo que ustedes llaman 5D. En realidad, las áreas en el espacio no están numeradas- los planos de diferente energía simplemente fluyen en consonancia con las vibraciones predominantes.

    Ahora bien, el Creador puede hacer una excepción a Su don del libre albedrío, y hace algunas décadas en su sentido del tiempo, hizo esta: Ningún alma puede explotar un arma nuclear en el espacio. La razón es que los espíritus libres, almas tan avanzadas espiritual y conscientemente que no necesitan un cuerpo, y las almas que viajan astralmente han sido destrozadas por explosiones nucleares. No se trata de cuerpos, que duran solo una vida, se trata de almas, y viven eternamente.

     Cada alma es parte del Creador y en este universo, de mí, y cada uno es valorado por igual y amado incondicionalmente. Cada fragmento de un alma destrozada es vital, y buscar cada uno de ellos y luego reintroducir los que se encuentran entre sí en el orden correcto de las vidas hasta que el alma entera haya sido perfectamente reconstruida puede llevar miles de años. La búsqueda continua de fragmentos continuará hasta que cada alma vuelva a estar completa y saludable- ¡así de importante es cada alma!

    De acuerdo con la excepción del Creador, les dije a todas las civilizaciones en nuestro universo con tecnología para evitar la detonación de ojivas nucleares que hicieran eso. De mayor interés para ustedes, las tripulaciones en sus cielos o mis hijos extraterrestres que viven entre ustedes han hecho esto «más de una docena de veces». Sé que se habla de una guerra nuclear —les aseguro que no habrá guerra— y de la amenaza ocasional de lanzar un misil. Eso no es probable, pero si se manejara, la ojiva se volvería tan inofensiva como todos sus predecesoras.

Permíteme pensar un momento, Suzy. … OK gracias. Sé de lo que quiero hablar a continuación. Está bien que me llamen como quieran- yo respondo a todos. Mi nombre propio es una combinación de tonos y colores pastel, por lo que no es pronunciable, y yo soy un dios, por lo que él, es un pronombre correcto y Padre también es apropiado. Sin embargo, como los otros CEO universales, soy andrógino, el equilibrio de las energías femeninas y masculinas. Gaia, el alma que eligió encarnar como planeta y tiene energía femenina, con razón puede llamarse correctamente Madre Tierra y mi hija.

     Con la ayuda indispensable de Sol- el alma que llaman el sol y cuya energía es predominantemente masculina, Gaia y yo usamos la inagotable energía de amor y luz del Creador para cocrear un planeta resplandeciente con belleza natural y formas de vida espectaculares en los reinos animal y vegetal. Cuando terminamos, todo el planeta que llamamos Terra era un paraíso: el jardín bíblico del Edén. Las personas, los animales y las plantas conocían su conexión entre ellos y con nosotros, sus co-creadores. Todos vivían juntos en paz y felicidad y se comunicaban audible y telepáticamente. Lamentablemente, eventualmente las cosas empezaron a ir cuesta abajo, pero Gaia y yo continuamos amando y nutriendo civilización tras civilización, tras civilización.

     Soy una amalgama de todas las personas y todas las demás formas de vida de la Tierra-, los animales y las plantas también son almas- por lo que la omnipresencia se aplica a mí como nuestra Totalidad, pero la omnisciencia, la omnipotencia y la perfección no lo son. Estas se aplican solo al Creador, que es puramente amor y lo expresa como energía de luz y conciencia cósmica.

     Mis queridos hijos, gran parte de lo que les enseñaron sobre mí fue inventado, y parte de eso ni siquiera tiene sentido, ¿verdad? ¿Cómo puedo ser un Dios amoroso y también un Dios colérico de venganza? Cada alma de mi rebaño es parte de mí. ¿Por qué enviaría alguna de mis partes a un lugar que las religiones llaman infierno? ¿Por qué les diría a algunos de mis hijos que maten a otros porque sus creencias religiosas difieren? ¿Por qué habría de pensar que de todos mis hijos, sólo uno ha sido digno de que yo lo llame “hijo”? ¡Ninguna de esas cosas que se me atribuyen son verdad!

Divagué, pero quería aclarar al menos eso.

    Ahora, por favor, piensen en esto: para que yo esté al mismo nivel que el Creador, tendría que ser perfecto. A nivel del alma, todos somos inseparables, así que si uno de mis hijos, y no tienen un número lo suficientemente grande como para que les diga cuántos tengo, tiene una fragilidad, no puedo ser perfecto. Si vamos a tener perfección en nuestro universo, algunos de mi rebaño lejano tienen que tomar decisiones más sabias y amables. Eso no es juzgar, es un hecho.

    El Creador y yo diferimos en otro aspecto. Como Fuente de todo lo que existe, el Creador está al tanto de lo que hacen las almas en todo el cosmos, pero no está personalmente involucrado en sus vidas. Solo sé lo que están haciendo las almas en nuestro universo y estoy personalmente involucrado en la vida de cada uno. También respondo a las oraciones de todos. Puede que no obtengan lo que quieren, mis queridos hijos, pero siempre obtienen lo que necesitan para mantenerse en el camino con lo que eligieron en sus contratos del alma. Y si están orando por los demás, sus contratos tienen prioridad sobre lo que quieren para ellos.

    Aparte de cumplir con el edicto del libre albedrío del Creador, no se me dieron limitaciones ni instrucciones, así que configuré este universo sobre la base del servicio a los demás. A la mayoría de mi rebaño le va bien con este acuerdo de ayuda mutua, pero algunos se comportan como si fuéramos una organización interesada.

    Luego hice las leyes que gobiernan toda la vida aquí, donde la ciencia y el espíritu son uno y lo mismo, la esencia amor-luz del Creador. No hay juicio, parcialidad, cálculos estimados o desviaciones en ninguna de las leyes. El fundamento de la vida de todas las especies y de toda acción es la exactitud de las frecuencias y vibraciones.

Las leyes más básicas se refieren a electrones, fotones, magnetismo, gravedad, masa, movimiento y preservación. Algunos de ellos entran en juego en la formación de grandes esferas, donde varios tipos de capas, algunas con cavernas y lagos en áreas huecas, se acumulan alrededor de un poderoso espacio central que atrae partículas sólidas. Personas que han desarrollado tecnología hasta un punto que te asombraría habitan áreas huecas de planetas donde la superficie se volvió inhóspita o eligieron el aislamiento como santuario. Sus vecinos más cercanos son varias civilizaciones altamente evolucionadas que viven en ciudades que van desde modestas hasta maravillosas en el interior de la Tierra.

    Una ley mantiene a todos los cuerpos celestes en movimiento ordenado para que no colisionen y otra proporciona las condiciones para que florezca toda la vida en los planetas y dentro de ellos. Sí, sé que ocurren colisiones y civilizaciones han sido aniquiladas, pero no se debe a fallas en las leyes, es una acción iniciada por miembros de la manada que no están autorizados a interferir. Para ser justos con el Creador, tenía la intención de que su regalo del libre albedrío se usara con sabiduría y benevolencia, y así fue hasta que Lucifer se extravió. Eso preparó el escenario energéticamente para todo tipo de estragos en nuestro universo: lo que algunos llaman Satanás son rayos de energía dirigidos de manera destructiva.

     Luego están las leyes sobre la actividad y reactividad de los elementos en el aire, el agua y el suelo; calor; estado líquido, vapor y sólido. Que ninguna civilización puede incursionar en los asuntos de otra civilización a menos que se le solicite es una ley: las almas «buenas» honran eso, las «no buenas» no. Muchas leyes se refieren a la gran variedad de materiales genéticos y la composición y funcionamiento de los cuerpos. Por ejemplo, la unión de un espermatozoide y un óvulo se convierte en un infante de la misma especie y una bellota se convierte en un poderoso roble.

     La ley relacionada con la comunicación, que incluye la telepatía, otorga a cada alma una frecuencia única y todas son conocidas por mis emisario- ángeles guardianes, otros en los reinos angélicos y una miríada de guías espirituales, quienes responden de acuerdo con las necesidades de cada alma. Son las frecuencias únicas las que alertan a mis hijos en los mundos espirituales sobre la llegada inminente de sus seres queridos para que puedan reunirse para saludarlos.

A las leyes que afectan a mis hijos más íntimamente porque están involucradas elecciones individuales, agregué una guía a nivel del alm- conciencia, intuición, instinto, inspiración y aspiración. Una ley en la que son especialmente útiles es la sincronicidad, es decir, los eventos o circunstancias surgen de acuerdo con los objetivos de los contratos de tu alma y los acuerdos prenatales, como una puerta que se cierra y otra que se abre, por así decirlo. La ley de inclusión se refiere al conocimiento a nivel del alma, donde se conocen todas las verdades, y lo que llamáis karma es la ley de causa y efecto. No es una recompensa o un castigo, es la oportunidad de lograr una experiencia de vida equilibrada para que puedas seguir evolucionando.

     La más conocida de mis leyes es la de la atracción. La energía de los pensamientos y sentimientos enfocados se dispara hacia la conciencia colectiva y trae de vuelta lo que más se acerca al enfoque. Otra parte de esa ley no es muy conocida-  la energía de los pensamientos y sentimientos de todos en el planeta determina colectivamente lo que sucede en su mundo. La ley de la intención le da a la intención su propia energía, separada de la energía de la acción, y la ley de la gracia divina que previene los desastres no deseados también fortalece a las almas en lucha que piden esa ayuda.

     Y luego está la ley que algunas religiones interpretan como lo que viene después de la muerte-  primero el Día del Juicio, luego la decisión: cielo o infierno por la eternidad. La ley actual es simple e instantánea. Cuando el cuerpo físico muere, el cuerpo etérico y la psique de la persona van automáticamente a la parte de un mundo espiritual donde la energía es la misma que la energía de toda su vida que se registra momento a momento en los registros Akáshicos. Las vidas en espíritu incluyen oportunidades de crecimiento y preparación para la próxima vida física.

    Esto no es una ley, pero tal vez debería serlo para mi familia terrestre- respiren profunda y rítmicamente. Eso alivia la tensión y mantiene su energía fluyendo sin problemas para que no se obstruya y cause dolor o enfermedad. También despeja el camino para que la información a nivel del alma llegue más fácilmente a su conciencia.

Aparte de querer que siempre respiren correctamente, ¿cómo siento que lo están haciendo en la Tierra? Estoy extasiado con la mayoría, que son considerados, cariñosos, honestos, amables, agradecidos y generosos. Pero, francamente, ese grupo tenaz al que llamo miembros de mi rebaño que no sirven y ustedes llaman oscuros son angustiantes. Sin embargo, no durarán mucho más, porque las fuerzas de la luz, o los Sombreros Blancos, como ustedes les dicen, están eliminando rápidamente sus pozos de oscuridad.

    Liberar un mundo de largas, largas, largas eras de control oscuro y convertirlo en un mundo cuya base sea el amor es una gran tarea con consideraciones culturales, filosóficas, económicas, ambientales y de gobierno. Se necesita mucha luz para difundir la visión, la sabiduría, la buena voluntad y el respeto mutuo en todo el mundo. Queridos, ¡sigan emitiendo las altas vibraciones de su luz!

    Voy a repetir algo más que dije en enero pasado porque también es importante- siempre he querido que mi familia de la Tierra viva con alegría, en cooperación y con diversidad para enriquecer sus vidas. Quiero que mi humanidad se ame y respete unos a otros y a la Naturaleza, todos ellos también son parte de mí, para preservar la belleza del planeta y prosperar en su abundancia.

    ¡Ese es el tipo de vida plena que quiero para todos ustedes, los voluntarios! Sí, están allí en una misión y están haciendo un trabajo magnífico al inspirar a la familia en la Tierra para que despierte y manifieste la Edad de Oro del planeta. ¡La gratitud que Gaia y yo sentimos por ustedes es ilimitada!

     Pero, mis amados hijos, quiero que sus vidas sean más que su misión: ¡jueguen, rían, canten, bailen, estén alegres, abracen un árbol y ámense unos a otros!

     Suzy, gracias por recibir mi mensaje y gracias, Matthew, por dejarme ser el mensajero hoy. Desearía que todos mis hijos en la Tierra pudieran escucharme cuando les hablo personalmente, y lo hago con frecuencia. Algún día lo harán.

MATTHEW: ¡Te damos gracias, Dios! Nos esforzamos por ser esclarecedores y motivadores, pero tus palabras tienen mucho más impacto que las nuestras.

Ahora bien, queridos hermanos y hermanas, nos hacemos eco de las palabras de Dios: ¡jueguen, rían, canten, bailen, estén alegres, abracen un árbol y ámense unos a otros!

Los seres de luz de todo este universo los están alentando siempre en su viaje por la Tierra y los apoyan con el poder del amor incondicional.

Amor y paz

Suzanne Ward

Envíen sus preguntas y comentarios a suzy@matthewbooks.com.

Todos los mensajes desde diciembre de 2003 hasta la fecha están archivados en www.matthewbooks.com. Reenvíen el enlace a familiares y amigos receptivos.

Si desean pedir alguno de los libros, vaya a Bookshop en ese sitio.

Disfruten de los capítulos de Matthew, Cuéntame del Cielo en el canal de YouTube de Libros de Matthew.

Traduce:  Andélei